Domingo, 15 Septiembre 2019

El cielo del Peñalver es autopista para 72 especies de vistosas aves

paraulataCon levantar la mirada es suficiente. A unos 500 metros sobre el nivel del mar decenas trotan, caminan o simplemente conversan. Pero sólo un poco más arriba, a pesar de sus 20 hectáreas y de ser una isla verde inserta en un mar de concreto, el parque Fernando Peñalver ostenta una importante densidad de aves. Existen 72 especies inventariadas: 66 residentes y seis migratorias (porque lo visitan en septiembre y se retiran en marzo).

La autonomía de vuelo de cada pájaro dificulta un censo más detallado, explica el biólogo Luis Cornejo, jefe del Departamento de Ambiente de la Dirección de Parques, adscrita a Fundalegría. Las guacamayas verdes, por ejemplo, pasean en la tarde y después descansan un rato. Si ven oferta de alimento (semillas de jabillo, sus preferidas) retornan. Pero siguen, porque como en una estación de autobús, están de paso diurno.

El parque, atravesado por el río Cabriales, es parte esencial de los corredores biológicos de Valencia. Funciona como una autopista muy transitada por las aves. Cornejo recuerda que existe una interconexión natural de este caudal y sus quebradas tributarias. De hecho, una tesista de la Unellez acaba de culminar una investigación que ratificó el rol conector de la quebrada Camoruco con el parque Peñalver y el cerro Casupo.

"Hay un movimiento permanente de aves entre estas dos áreas protegidas, y entre el Peñalver con el San Esteban y con el Lago de Valencia", comenta el biólogo. Sorprende, pero en la Gran Valencia no sólo hay tráfico a nivel del asfalto. El corazón vegetal de la ciudad sirve de punto de encuentro. Así será de atractivo, de parada obligada, que más de cuatro especies de garzas lo frecuentan, algo inusual en un espacio verde sin lagunas.

Además de las viajeras, otras, insectívoras pequeñas, no gustan pasear. Allí han vivido, de hecho, sus generaciones anteriores.

Inventario permanente

En diciembre de 2008 inició el programa de monitoreo de aves en el Fernando Peñalver, que incluye el inventario ocular y fotográfico, el seguimiento del rol ecológico de cada especie (si es polinizadora, dispersoras de semillas, depredadoras de insectos o de peces...) y su importancia como ente participante de la dinámica del parque.

Este lugar es refugio y sede de reproducción de especies como el chicuaco (Butorides striata), en cuyo nido habrá parto próximo. "Estimamos que 20 por ciento de las especies se reproduce dentro del parque", puntualiza Cornejo al exponer otro valor agregado del área.

Hay épocas del año en que el alimento natural escasea, o desaparece. Se erige entonces una "crisis" entre ellas. En alianza con dos estudiantes de la UC, los especialistas del parque están inventariando todos los árboles, así como el seguimiento de oferta de alimento en cada período. "Queremos cruzar esta información con la presencia o ausencia de aves a lo largo del año. Eso nos permitirá diseñar estrategias: incorporar algunos árboles que puedan suplir las deficiencias que se presenten en algún momento del año", prevé el biólogo de la ULA, con posgrado en Botánica por la UCV.

Sin ánimos de intervenir el paisaje, en el Peñalver planifican un sendero de interpretación de la naturaleza, autoguiado, para que los visitantes puedan conocer datos de todas las especies de aves y árboles. En las últimas páginas de la revista Río Arte, órgano cultural de la Fundación Festival del Cabriales, se publican fichas coleccionables con la descripción de cada especie. Una meta futura es llevarlas a libro.

Banquete de insectos

El Peñalver alberga desde el churica (Brotogeris jugularis), un periquito de 18 centímetros y 65 gramos que está bajo amenaza según el Libro Rojo de la Fauna Venezolana, hasta la paraulata ojo de candil (Turdus nudigenis), una de las poblaciones de aves más abundante.

La paraulata es toda una obrera de esa comunidad en el control de plagas. Le gusta posarse en los bambuzales, tiene un anillo amarillo alrededor del ojo, emite un canto muy suave y ahora mismo está en época de reproducción. Lo refrendan varios nidos a lo largo del cinturón verde que es el Peñalver.

Ellas son insectívoras, una característica que describe al grupo más numeroso dentro de las aves del parque. Cornejo refiere que el alimento predominante a lo largo del año son los insectos. Existen muchas atrapamoscas, como el emblemático cristofué (Pitangus sulphuratus), la elegante garza blanca real (Ardea alba) con sus plumas color rosa desteñido, o el tucuso barranquero (Galbula ruficauda), un vigilante de las riberas del río que captura insectos en el aire, mientras mueve sus alas verde tornasol y alza su pecho rojo. Escuchar cómo varios trinan al tiempo, es obsequiarle a los oídos una sinfonía natural.

Fotografia: rubi55
http://www.flickr.com/photos/13269537@N08/

Internacional

Áreas Protegidas Galapagos

0022 200Más de 233 islas, islotes y rocas, nacidas de volcanes, conforman el archipiélago de Galápagos.

Gracias a su aislamiento, y a millones de años de evolución, hoy cuenta con una variedad de ecosistemas prístinos y únicos en el mundo.
Esta joya de la naturaleza fue visitada con mucha frecuencia en el siglo XVIII por un sinnúmero de piratas y balleneros, cuyas acciones desencadenaron efectos negativos en los frágiles ecosistemas, los que hasta el día de hoy están siendo restaurados.

En 1959 el Estado Ecuatoriano reconoció el altísimo valor ecológico de las islas Galápagos y emitió el decreto ejecutivo N-17, a través del cual se protege esta parte del territorio ecuatoriano, declarando el 97% de la superficie terrestre como Parque Nacional.


Leer más...

Florida firma ley que financia restauración de la reserva de Los Everglades

Everglades6 500Este programa establece una inversión anual de unos 200 millones de dólares para la recuperación de esta área protegida.

El gobernador de Florida, Rick Scott, firmó este jueves una ley que destina al menos 200 millones de dólares anuales para la preservación del humedal de los Everglades, considerado la mayor reserva subtropical de Estados Unidos.


Leer más...

Buscar Aqui

Bióloga intenta salvar a misterioso jaguar

Emiliana IsasiLa búsqueda comienza donde termina un camino de tierra, en un bosque con enredaderas y lleno de la algarabía de pájaros. Este es el dominio de los jaguares, y una bióloga ha hecho de su búsqueda una misión.

Emiliana Isasi-Catalá cruza a pie un arroyo y se mueve con agilidad a través del follaje, explorando en la tierra oscura cubierta de hojas caídas en busca de las distintivas huellas del jaguar y de los apenas perceptibles senderos de animales más pequeños de los que se alimentan: lapas, tapires, pecaríes y armadillos.


“Una huella, parece jaguar”, exclama, mientras sube una pendiente pronunciada. Al examinar en cuclillas el rastro de tierra descubierta, concluye que un felino grande se movió hacia abajo y se deslizó un poco. Apunta el dato en su grabadora de voz: “Registros de felino. Vamos a ver si encontramos mas huellas arriba”.

Leer más...

40º aniversario del Cerro Santa Ana

santana1En el centro de la Península de Paraguaná, jurisdicción de los Distritos Falcón y Carirubana del estado Falcón, se encuentra el Monumento Natural Cerro Santa Ana, y hoy está celebrando su 40º aniversario como área protegida, donde servidoras y servidores de Inparques, junto a las comunidades festejan con diversas actividades recreativas.

Leer más...